miércoles, 2 de marzo de 2016


Mi nombre es César Gascón Iglesias, tengo 23 años y actualmente estoy cursando el segundo año del Ciclo Superior de Gestión Forestal y Medio Natural en el instituto Mollerussa. Mi proyecto de fin de estudios se titula “Aplicación de vehículos aéreos no tripulados (UAV) en ámbitos forestales” y en él he realizado una recopilación de información sobre diferentes técnicas de aplicación de los UAV en medios forestales y rurales.

La razón principal por la que enfoqué mi estudio en este tema es por una visita que realicé con mi centro en septiembre de 2015 a la Fira de Sant Miquel en Lleida. En ella atendí a una conferencia sobre aplicaciones de UAV en ámbitos rurales y me decidí para decantar mi ensayo en este tema. A parte de la gran relación con mis estudios, otro objetivo también era de darle otro enfoque al mundo de los conocidos drones dando a conocer sus muchas aplicaciones en ámbitos profesionales, eclipsadas por su uso comercial como juguetes.

Sobre mi proyecto, la parte teórica trata sobre tipos de vehículos no tripulados pero con gran énfasis en los UAV, los tipos que existen y más detalles sobre su clasificación y funcionamiento. En contraparte, hay una línea histórica donde estudié la evolución de estos vehículos desde el primer globo diseñado para liberar un cargamento explosivo hasta la aparición de los multirotores, historia que empezó hace más de 100 años. También he dedicado un apartado al análisis de la regulación impuesta en España por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea en el tema de vuelo de los UAV.

En la otra parte del ensayo, la focalizada en el ámbito forestal, consiste en analizar los instrumentos capaces de instalarse en un UAV como por ejemplo el sistema LIDAR, que consiste en la obtención de datos distribuidos en una nube de puntos que te dan información como la altura de los árboles y la densidad de estos, entre muchas otras cosas. Otro ejemplo es un proyecto llevado a cabo por cuatro alumnos de la Universidad Politécnica de Catalunya (UPC), utilizado actualmente en Namíbia, sobre el control con drones equipados con camaras y diversos sensores de reservas naturales para evitar la caza furtiva de animales.

Además, en mi artículo he realizado un presupuesto de construcción de un multicóptero con una función real aplicable al estudio y control de los bosques: una instalación de una cámara con sensor térmico que proporciona información útil para detectar enfermedades, anomalías varias (como la falta de nutrientes) en las plantas y árboles. Gracias a este estudio de construcción de un UAV funcional he aprendido a diferenciar los elementos necesarios para el funcionamiento de un multicóptero, así como a escogerlos de forma separada en función de sus prestaciones como pueden ser la potencia de los motores y los ESC, la capacidad de la batería, o la carga que pueden soportar.




Quiero agradecer a Maurici Módol, profesor del Institut Mollerussa que me ha ayudado en el proyecto y a contactar con Lleidadrone, y también agradecer a esta asociación, en concreto a Albert Morea por guiarme de forma desinteresada en el desarrollo y enfoque de este estudio.